Los peligros de comer carne

Los peligros de comer carne
Las personas que consumen carne en abundancia no siempre poseen un cerebro despejado y un intelecto activo, porque el consumo de carne tiende a causar gordura y entorpece las más finas sensibilidades de la mente. La propensión a las enfermedades se ve aumentada con el consumo de carne. No dudamos al decir que la carne no es esencial para mantener la salud y el vigor. {CSI 113.2}
Los que viven con un régimen mayormente a base de carne no pueden evitar consumir de vez en cuando carnes enfermas en mayor o menor grado. En muchos casos el proceso de preparar los animales para el mercado produce condiciones insalubres. Los cuerpos de estos animales alejados de la luz y del aire puro, obligados a respirar la atmósfera de establos sucios, pronto se contaminan con materia en descomposición, y cuando esa carne es ingerida por los seres humanos corrompe la sangre y produce enfermedad. Si la persona ya tenía sangre impura, esta condición se verá grandemente empeorada. Pero son pocos los que pueden ser convencidos de que fue la carne lo que envenenó su sangre y ocasionó su sufrimiento. Muchos mueren de enfermedades causadas directamente por el consumo de carne, pero rara vez se sospecha que ésta sea la causa. Algunos no perciben los efectos inmediatamente, pero esto no es evidencia de que no produce daño. En efecto, la carne puede estar dañando el organismo sin que la víctima lo note.{CSI 114.1}
Aunque el puerco es uno de los artículos más comunes en la alimentación de muchos, es uno de los más dañinos. Dios no prohibió a los hebreos que se abstuvieran de comer puerco sólo con el propósito de mostrar su autoridad, sino porque no es un artículo adecuado para consumo humano. Dios no creó al puerco para ser comido bajo ninguna circunstancia. Es imposible que la carne de cualquier criatura sea saludable cuando su elemento natural es la inmundicia y se alimenta de toda cosa detestable.{CSI 114.2}
El propósito principal del hombre no es la gratificación de su apetito. Hay necesidades físicas que deben ser satisfechas; pero ¿es necesario que el ser humano sea dominado por el apetito debido a esto? ¿Será que personas que desean ser santas, puras y perfectas, para que se las pueda presentar ante la sociedad de los ángeles celestiales, continuarán quitándole la vida a las criaturas de Dios para disfrutar de su carne como un lujo? El Señor me ha mostrado que este orden de cosas cambiará y que el pueblo peculiar de Dios ejercerá temperancia en todas las cosas. {CSI 114.3}

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Email
Print