Lecciones de la experiencia de Juan el Bautista – Consejos sobre salud

Lecciones de la experiencia de Juan el Bautista - Consejos sobre salud
Por mucho tiempo el Señor ha estado llamando la atención de su pueblo en cuanto a la reforma de la salud. Esta obra constituye una de las ramas principales en la preparación para la segunda venida del Hijo del hombre.{CSI 71.2}
Juan el Bautista avanzó con el espíritu y el poder de Elías para aparejar el camino del Señor, y encaminar a los hombres por el sendero de la sabiduría de los justos. Fue un prototipo de los que vivirían en los últimos días con el cometido divino de proclamar a la gente las verdades sagradas, con el fin de preparar el camino para la segunda venida de Cristo. Juan fue un reformador. El ángel Gabriel, descendiendo del cielo, pronunció un discurso sobre salud a los padres de Juan. Les dijo que no bebería vino ni otras bebidas fuertes, y que debería ser lleno del Espíritu Santo desde su mismo nacimiento.{CSI 71.3}
Juan se separó de sus amistades y de los lujos mundanales. La sencillez de su indumentaria, un vestido fabricado de pelos de camello, fue una aguda reprensión para la extravagancia ostentosa de los sacerdotes judíos, así como para la demás gente. Su alimentación completamente vegetariana, de algarrobas y miel silvestre, constituía una reprensión contra la complacencia de los apetitos y la glotonería prevaleciente por doquiera.* {CSI 71.4}
El profeta Malaquías declara: “¡He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres!”. Malaquías 4:5-6. Aquí el profeta describe el carácter del trabajo que se debe realizar. Los que lleven a cabo la obra de preparar el camino para la segunda venida de Cristo, están representados por el fiel Elías, del mismo modo como Juan vino con el espíritu de Elías para preparar el camino del primer advenimiento de Cristo. El gran tema de la reforma debe presentarse ante el mundo y las mentes del público deben ser impresionadas. El mensaje debe caracterizarse por la práctica de la temperancia en todas las cosas, para que el pueblo de Dios se vuelva de su idolatría, de su glotonería y de su extravagancia en el vestir y otros asuntos. La abnegación, la humildad y la temperancia que Dios requiere de los justos a quienes dirige y bendice de manera especial, deben ser presentadas a las gentes en contraste con los hábitos extravagantes y destructivos de quienes viven en esta época depravada.{CSI 72.1}
Dios nos ha mostrado que la reforma de la salud está conectada tan estrechamente con el mensaje del tercer ángel como lo está la mano con el cuerpo. En ninguna parte se encuentra mayor causa de decadencia moral y física como en el descuido de este importante tema. Aquellos que dan rienda suelta a los apetitos y pasiones y que cierran los ojos a la luz por temor a descubrir complacencias pecaminosas que no desean abandonar, son culpables ante los ojos de Dios.Quienquiera que rechaza la luz que se le da sobre un asunto, predispone su corazón al rechazo de la luz sobre otros. El que viola las obligaciones morales relacionadas con la comida y el vestido, prepara el camino para quebrantar las exigencias divinas que tienen que ver con los intereses eternos. {CSI 72.2}
Nuestros cuerpos no nos pertenecen. Dios tiene el derecho de exigir que cuidemos de la habitación que nos ha dado, para que presentemos nuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, y agradable a Dios. Nuestros cuerpos le pertenecen al Dios que nos creó, y nosotros estamos moralmente obligados a aprender la mejor forma de preservarlos de la enfermedad. Si debilitamos nuestros cuerpos a causa de la autocomplacencia, satisfaciendo los apetitos y vistiéndonos al compás de modas detrimentales para la salud, sólo por el afán de mantenernos en armonía con el mundo, nos convertimos en enemigos de Dios…{CSI 73.1}
La providencia divina ha estado impresionando al pueblo de Dios para que abandone las costumbres extravagantes del mundo, se aparte de la complacencia de apetitos y pasiones, y adopte una posición firme sobre la plataforma del dominio propio y de la temperancia en todas las cosas. El pueblo dirigido por Dios será peculiar; un pueblo diferente al mundo. Si aceptan la dirección de Dios cumplirán los propósitos divinos y someterán su voluntad a la suya. Entonces Cristo morará en sus corazones. El templo de Dios será santo. Vuestro cuerpo, dice el apóstol, es el templo del Espíritu Santo. Dios no requiere que sus hijos se nieguen a sí mismos al punto de debilitar sus energías físicas. El exige que sus hijos obedezcan las leyes naturales con el fin de promover una buena salud. El camino de la naturaleza es el sendero que Dios ha marcado y es suficientemente amplio para todos los cristianos. Dios nos ha colmado, con su mano cariñosa, de ricas y abundantes bendiciones para nuestro propio sustento y deleite. Para que nosotros gocemos, sin embargo, del apetito natural que preserva la salud y prolonga la vida, él restringe ese mismo apetito. Cuídense de los apetitos artificiales, nos amonesta, contrólenlos, rechácenlos. Cuando cultivamos un apetito pervertido, transgredimos las leyes de nuestro organismo y nos echamos encima la responsabilidad del abuso de nuestro propio cuerpo y de acarrear enfermedades sobre nosotros mismos… {CSI 73.2}
El dominio propio es esencial en toda religión genuina. Los que no han aprendido a negarse a sí mismos se hallan destituidos de la piedad práctica vital. Es inevitable que las demandas de la religión afecten nuestras inclinaciones naturales y nuestros intereses temporales. Todos tenemos una obra que hacer en la viña del Señor.{CSI 74.1}

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Email
Print