La preparación correcta de los alimentos es un deber

La preparación correcta de los alimentos es un deber
Ciertas personas parecen pensar que cualquier cosa que se coma se pierde, que cualquier cosa comida para llenar el estómago, será del mismo beneficio que el alimento preparado inteligentemente y con cuidado. Pero es importante disfrutar del alimento que se come. Si no lo hacemos y sólo comemos mecánicamente, no recibiremos la nutrición apropiada. Nuestros cuerpos están constituidos de lo que comemos; y para formar tejidos de buena calidad, debemos ingerir alimentos apropiados y preparados con tal habilidad que se adapten mejor a las necesidades del organismo. Los que cocinan tienen el sagrado deber de aprender a preparar los alimentos de diferentes formas, de modo que sean al mismo tiempo saludables y agradables al paladar. Los métodos incorrectos de preparar alimentos han causado el desgaste de la energía vital de miles. Debido a esto se pierden más almas de lo que muchos se percatan. Esta falta trastorna el organismo y produce enfermedad. En tales condiciones no se pueden discernir con claridad los asuntos celestiales.{CSI 115.1}
Algunos no aceptan que la preparación apropiada de los alimentos constituya un deber sagrado. Debido a esto no se esfuerzan por aprender. Dejan que el pan se fermente antes de hornearlo, y el bicarbonato de sodio que le añaden para remediar el descuido de la cocinera, lo hace totalmente inadecuado para el estómago humano. Se requieren conocimiento y esmero para hacer buen pan. Pero hay más religión en un buen pan de lo que muchos piensan. El alimento puede ser preparado sencilla y saludablemente, pero se requiere habilidad para hacerlo nutritivo y a la vez agradable al paladar. Para aprender a cocinar, las mujeres deben estudiar, y practicar pacientemente lo aprendido. La gente sufre porque no se han tomado la molestia de aprender. A ellos les digo que es tiempo de despertar sus energías adormecidas y buscar conocimiento. No piensen que desperdician el tiempo al adquirir un conocimiento cabal y práctico en el arte de preparar alimentos saludables y agradables al paladar. No importa cuánta experiencia tenga usted en la cocina, si todavía tiene la responsabilidad de una familia, es su deber aprender a cuidar de ellos adecuadamente. Si es necesario, vaya con una buena cocinera y póngase bajo su instrucción hasta que domine el arte. {CSI 115.2}

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Email
Print