El efecto sobre la influencia y la utilidad propias – Régimen Alimenticio

El efecto sobre la influencia y la utilidad propias - Régimen Alimenticio
Qué lástima es que a menudo, cuando debe ejercerse gran restricción propia, el estómago es llenado con una masa de alimento perjudicial, que queda allí para descomponerse. La perturbación del estómago afecta el cerebro. El que come en forma imprudente no se da cuenta de que se está descalificando para dar consejos sabios, y para trazar planes para el mejor progreso de la obra de Dios. Pero esto es así. No puede discernir las cosas espirituales, y en las reuniones de consejo, cuando debe decir Sí y Amén, dice No. Hace proposiciones muy desatinadas. El alimento que ha comido ha entorpecido su capacidad cerebral.{CRA 62.3}
La complacencia excesiva para consigo mismo le impide al agente humano dar testimonio de la verdad. La gratitud que ofrecemos a Dios por sus bendiciones resulta grandemente afectada por los alimentos colocados en el estómago. La complacencia del apetito es causa de disensión, lucha, discordia, y muchos otros males. Se pronuncian palabras impacientes, se realizan actos de falta de bondad, se siguen prácticas deshonestas y se manifiesta pasión, y todo porque los nervios del cerebro están enfermos por el abuso cometido con el estómago.—Manuscrito 93, 1901.{CRA 62.4}
72. Algunos no pueden ser impresionados con la necesidad de comer y beber para la gloria de Dios. Lacomplacencia del apetito los afecta en todas las relaciones de la vida. Esto se ve en su familia, en su iglesia, en las reuniones de oración y en la conducta de sus hijos. Ha sido la maldición de su vida. No podéis conseguir que entiendan las verdades para estos últimos días. Dios ha hecho provisión en forma abundante para el sustento y la felicidad de todas sus criaturas; y si sus leyes nunca fueran violadas, y todos actuaran en armonía con la voluntad divina, se experimentaría salud, paz y felicidad en lugar de miseria y continuo mal.—Testimonies for the Church 2:368 (1870){CRA 62.5}
73. El Redentor del mundo sabía que la complacencia del apetito produciría debilidad física y embotaría de tal manera los órganos de la percepción, que no discernirían las cosas sagradas y eternas. Cristo sabía que el mundo estaba entregado a la glotonería y que esta sensualidad pervertiría las facultades morales. Si la costumbre de complacer el apetito dominaba de tal manera a la especie que, a fin de romper su poder, el divino Hijo de Dios tuvo que ayunar casi seis semanas en favor del hombre, ¡qué obra confronta el cristiano para poder vencer como Cristo venció! El poder de la tentación a complacer el apetito pervertido puede medirse únicamente por la angustia indecible de Cristo en aquel largo ayuno en el desierto.{CRA 63.1}
Cristo sabía que a fin de llevar a cabo con éxito el plan de salvación, debía comenzar la obra de redimir al hombre donde había comenzado la ruina. Adán cayó por satisfacer el apetito. A fin de enseñar al hombre su obligación de obedecer a la ley de Dios, Cristo empezó su obra de redención reformando los hábitos físicos del hombre. La decadencia de la virtud y la degeneración de la especie se deben principalmente a la complacencia del apetito pervertido.—Joyas de los Testimonios 1:416, 417 (1875).{CRA 63.2}
Responsabilidades y tentaciones especiales de los ministros
A todos, especialmente a los predicadores que enseñan la verdad, incumbe la solemne responsabilidad de vencer en lo tocante al apetito. Su utilidad sería mucho mayor si dominasen sus apetitos y pasiones; y sus facultades mentales y morales serían más vigorosas si ellos combinasen el trabajo físico con las actividades mentales. Combinando los hábitos de estricta temperancia con el trabajo mental y físico, lograrían hacer mucho más trabajo, y conservarían la claridad de la mente. Si siguiesen esta conducta, sus pensamientos y palabras fluirían más libremente, sus ejercicios religiosos serían más enérgicos y las impresiones hechas en sus oyentes serían más notables. {CRA 63.3}
La intemperancia en el comer, aunque se trate de alimentos de la debida calidad, tendrá una influencia agotadora sobre el organismo y embotará las emociones más sensibles y santas.{CRA 64.1}
74. Algunas personas traen al campamento [en los congresos] alimentos que son completamente inadecuados para tales ocasiones, tortas y pasteles concentrados, y una variedad de platos que trastorna la digestión de un hombre sano de trabajo. Por supuesto, lo mejor que pueda conseguirse no se considera demasiado bueno para el ministro. La gente manda estas cosas a la mesa de éste, y lo invita a sus propias mesas. De esta manera los ministros son tentados a comer demasiado, y alimentos que son perjudiciales. No solamente se disminuye su eficiencia en el congreso, sino que muchos se convierten en dispépticos.{CRA 64.2}
El ministro debe declinar esta bien intencionada pero imprudente hospitalidad, aun a riesgo de una aparente falta de cortesía. Y el pueblo debe tener un grado suficiente de verdadera bondad como para no obligarlo a una alternativa semejante. Los hermanos yerran cuando tientan al pastor con alimentos malsanos. De esta manera se han perdido talentos preciosos para la causa de Dios; y muchos, aunque viven, se ven privados de la mitad del vigor y la fuerza de sus facultades. Los ministros, por encima de todos los demás, deben ahorrar la fuerza del cerebro y de los nervios. Deben evitar todo alimento o bebida que tenga la tendencia a irritar o excitar los nervios. La excitación es seguida de depresión; la excesiva complacencia entenebrecerá la mente, y hará que los pensamientos sean difíciles y confusos. Nadie puede ser un obrero de éxito en las cosas espirituales hasta que observe una estricta temperancia en sus hábitos dietéticos. Dios no puede permitir que su Santo Espíritu descanse sobre los que, aunque saben cómo deben comer para disfrutar de salud, persisten en una práctica que debilitará la mente y el cuerpo.—Manuscrito 88{CRA 64.3}

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Email
Print