Corrupciones prevalecientes debidas al apetito no restringido – Régimen Alimenticio

Corrupciones prevalecientes debidas al apetito no restringido - Régimen Alimenticio
Muchos se maravillan de que la humanidad haya degenerado tanto, física, mental y moralmente. No entienden que es la violación de la constitución y las leyes de Dios, y la transgresión de las leyes de la salud, lo que ha producido esta triste degeneración. La transgresión de los mandamientos de Dios ha hecho que el Señor retrajera su mano que imparte prosperidad.{CRA 72.2}
La intemperancia en el comer y el beber, y la complacencia de las bajas pasiones, ha entumecido las delicadas sensibilidades, de manera que las cosas sagradas han sido puestas al nivel de las cosas comunes.—Spiritual Gifts 4:124 (1864).{CRA 73.1}
90. Los que se permiten convertirse en esclavos de un apetito glotón, a menudo van más allá, y se rebajan a sí mismos complaciendo sus pasiones corruptas, que han sido excitadas por la intemperancia en el comer y el beber. Dan rienda suelta a sus bajas pasiones, hasta que la salud y el intelecto sufren grandemente. Las facultades de raciocinio resultan destruidas en gran medida por los malos hábitos.—Spiritual Gifts 4:131 (1864).{CRA 73.2}
91. La irregularidad en el comer y el beber y la forma impropia de vestirse, depravan la mente y corrompen el corazón, y esclavizan los nobles atributos del alma a las pasiones animales.—The Health Reformer, octubre de 1871.{CRA 73.3}
92. Que nadie que profesa piedad considere con indiferencia la salud del cuerpo y se haga la ilusión de que la intemperancia no es pecado, y que no afectará su espiritualidad. Existe una estrecha simpatía entre la naturaleza física y la espiritual. La norma de virtud resulta elevada o degradada por los hábitos físicos. El comer en exceso de la mejor clase de alimentos producirá una condición mórbida en los sentimientos morales. Y si el alimento no es el más saludable, los efectos serán aún más perjudiciales. Cualquier hábito que no promueva una acción saludable en el organismo humano, degrada las facultades más elevadas y más nobles. Los hábitos erróneos en el comer y beber conducen a yerros en el pensamiento y la acción. La complacencia del apetito fortalece las propensiones animales, dándoles el predominio sobre las facultades de la mente y el espíritu.{CRA 73.4}
“Os ruego… que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma” (1 Pedro 2:11), es el lenguaje que usa el apóstol Pedro. Muchos consideran esta advertencia aplicable sólo a la licencia; pero tiene un sentido más amplio. Nos guarda contra toda complacencia perjudicial del apetito o la pasión. Es una advertencia de las más fuertes contra el uso de estimulantes y narcóticos tales como el té, el café, el tabaco, el alcohol y la morfina. Estas complacencias pueden bien ser clasificadas entre la concupiscencia que ejerce una influencia perniciosa sobre el carácter moral. Cuanto más temprano en la vida se formen estos hábitos perjudiciales, más firmemente tomarán posesión de la víctima convirtiéndola en un esclavo de la concupiscencia, y más ciertamente rebajarán la norma de espiritualidad.—The Review and Herald, 25 de enero de 1881.{CRA 74.1}
93. Ud. necesita ejercer temperancia en todas las cosas. Cultive las facultades superiores de la mente, y habrá menos fuerza en el crecimiento de lo animal. Es imposible que Ud. acreciente la fuerza espiritual mientras su apetito y sus pasiones no se hallan bajo un perfecto dominio. Dice el inspirado apóstol: “Golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado”. 1 Corintios 9:27.{CRA 74.2}
Hermano mío, despiértese, le ruego, y permita que la obra del Espíritu de Dios penetre más profundamente que en la parte exterior; permítale alcanzar hasta las fuentes profundas de toda acción. Es principio lo que se necesita; firme principio, y vigor de acción en las cosas espirituales así como en las temporales. Sus esfuerzos carecen de fervor. ¡Oh, cuántos están abajo en la escala de la espiritualidad, porque no se niegan a satisfacer el apetito! La energía nerviosa del cerebro es entorpecida y casi paralizada por comer en exceso. Cuando los tales van a la casa de Dios el sábado, no pueden mantener los ojos abiertos. Los más fervientes llamamientos dejan de despertar sus intelectos pesados e insensibles. La verdad puede ser presentada con profundo sentimiento; pero no despierta las sensibilidades morales, ni ilumina el entendimiento. ¿Han estudiado los tales para glorificar a Dios en todas las cosas?—Testimonies for the Church 2:413, 414 (1870){CRA 74.3}

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Email
Print