A la vanguardia de los reformadores

A la vanguardia de los reformadores pro salud iglesia adventista
 Los adventistas del séptimo día manejan verdades trascendentales. Hace más de cuarenta años que el Señor nos dio luces especiales sobre la reforma pro salud; pero, ¿cómo seguimos en esa luz? ¡Cuántos hay que han rehusado poner su vida en armonía con los consejos de Dios! Como pueblo, debiéramos realizar progresos proporcionales a la luz que hemos recibido. Es deber nuestro comprender y respetar los principios de la reforma pro salud. En el asunto de la temperancia, deberíamos dejar muy atrás a todos los demás; sin embargo, hay en nuestras iglesias miembros a quienes las instrucciones no han faltado, y hasta predicadores, que demuestran poco respeto por la luz que Dios nos ha dado tocante a este asunto. Comen según sus gustos y trabajan como mejor les parece. {CRA 26.4}
Colóquense los maestros y directores de nuestra obra firmemente sobre el terreno bíblico en lo que se refiere a la reforma pro salud, y den un testimonio definido a los que creen que vivimos en los últimos tiempos de la historia de este mundo. Debe haber una línea de separación entre los que sirven a Dios y los que se complacen a sí mismos.—Joyas de los Testimonios 3:358 (1909).{CRA 27.1}
¿Andarán a la zaga de los religiosos entusiastas de estos días, que no tienen fe en la pronta aparición de nuestro Salvador, los que están “aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras”? Tito 2:13, 14. El pueblo peculiar que Dios está purificando para sí, a fin de trasladarlo al cielo sin ver la muerte, no debe estar a la zaga de otros en buenas obras. En sus esfuerzos por limpiarse a sí mismos de toda contaminación de la carne y del espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios, deben estar tanto más adelantados que toda otra clase de personas sobre la tierra, cuanto es más exaltada su profesión que la de otros.—Testimonies for the Church 1:487 (1867).{CRA 27.2}

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Email
Print